/Rehabilitación, Restauración

Monasterio de Santo Domingo El Real, Toledo

Toledo
/Rehabilitación, Restauración

Monasterio de Santo Domingo El Real, Toledo

Toledo
Año 2009-2011
Localización Toledo
Superficie 518m²
Cliente Consorcio de la Ciudad de Toledo
Presupuesto 354.258m²
Estado Construido

Las operaciones de restauración y limpieza implicaron el análisis estratigráfico y la caracterización de las distintas capas de pinturas y oros, lo que permitió decidir las soluciones idóneas para efectuar las consolidaciones, las fijaciones de la capa pictórica y la limpieza.

Las operaciones de restauración y limpieza implicaron el análisis estratigráfico y la caracterización de las distintas capas de pinturas y oros, lo que permitió decidir las soluciones idóneas para efectuar las consolidaciones, las fijaciones de la capa pictórica y la limpieza.

El monasterio de Santo Domingo el Real fue uno de los principales, que existió en la ciudad de Toledo. Desde su fundación en el siglo XIV, sufrió innumerables ampliaciones y modificaciones, siendo el siglo XVI el más prolífico en obras, transformaciones y significación para el edificio.

Este proyecto se centra en la restauración de las tres bóvedas de la iglesia. La bóveda semielíptica del cuerpo central de la iglesia está ornamentada con una magnífica figuración de trazado de bóveda por cruceros realizado con pintura y estofado de pan de oro. La bóveda de la capilla de Sto. Tomás, de gran interés, está ornamentada figurando gajos en los que se desarrollan escenas bíblicas de muy buena ejecución, realizadas por Diego Velasco de Ávila. En esta bóveda se presentaban enormes erosiones debidas a antiguas filtraciones de cubierta.

El daño principal que se observaba en el conjunto era la suciedad acumulada por el transcurso del tiempo, que opacaba y oscurecía enormemente la ornamentación y oprimía y comprimía el espacio. Las operaciones de restauración y limpieza implicaron el análisis estratigráfico y la caracterización de las distintas capas de pinturas y oros, lo que permitió decidir las soluciones idóneas para efectuar las consolidaciones, las fijaciones de la capa pictórica y la limpieza. Se intervino por simetría en algunas lagunas empleando los mismos materiales y métodos originales.

El principal valor de la intervención fue la incorporación de la ornamentación al espacio devolviéndole su papel como parte integrante, constitutiva y generadora de la arquitectura, lo que dio un resultado espectacular y transformó este recinto oscuro y opaco en algo etéreo y luminoso, aligerándolo y haciéndolo fluir, y al mismo tiempo recuperando el carácter suntuoso y cortesano característico del siglo XVI.

El principal valor de la intervención fue la incorporación de la ornamentación al espacio devolviéndole su papel como parte integrante, constitutiva y generadora de la arquitectura.

Tu proyecto en las mejores manos.
Proyectos relacionados