RESTAURACIÓN ESCALERA PRINCIPAL Y PORTADA DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

SITUACIÓN: Madrid
PROMOTOR: Tragsa; Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente
FECHA: 2011-2012
P.E.M.: 395.510€ (Escalera); 222.945€ (Portada)

MEMORIA:
La obra del Ministerio de Fomento es un claro ejemplo del eclecticismo de Velázquez Bosco que con absoluta libertad toma prestados del lenguaje clásico todo tipo de elementos, no escatimando la inclusión de nuevos detalles constructivos que le caracterizan, como la inclusión de la azulejería de cerámica esmaltada de Daniel Zuloaga en la fachada.
Corresponde la escalera principal a una de las piezas más significativas que proyectó Ricardo Velázquez Bosco para la reforma del edificio del Ministerio de Fomento en el año 1892, que fue declarado Bien de Interés Cultural B.I.C. en 1989.
Para dar majestuosidad a la fachada principal incorpora un importante frontispicio clásico formado por un pórtico exento compuesto por un frente de columnas pareadas de fuste estriado en el eje de la misma, constituido por ocho columnas corintias de grandes dimensiones sobre un basamento en el que se encuentra el acceso principal, flanqueado por dos imponentes cariátides que soportan el friso de la entrada y el balcón principal de la planta superior.
Los deterioros que se pudieran constatar en los bienes Culturales se deben restaurar, pero sin atajar previamente las causas de degradación, será una actuación inútil, ya que los deterioros volverán a aparecer. Una causa muy importante, pero que no se puede remediar por ser intrínseca a la obra, es una deficiente técnica de ejecución; como puede ocurrir en el caso de los lunetos, ya que su material constitutivo es, en su mayoría orgánico, lo que no es aconsejable para obras inherentes a la arquitectura. Sin mencionar ésta, las causas más comunes que han produjo daño en la escalera son: humedad, movimientos estructurales e intervención antrópica.
En la fachada principal se pretende no sólo la restauración física y funcional del cuerpo de la portada del edificio para asegurar su idoneidad estructural y constructiva, sino también la recuperación y conservación de sus valores arquitectónicos y artísticos.