RESTAURACIÓN Y ADECUACIÓN DEL CENTRO HISTÓRICO DE NAVALCARNERO

SITUACIÓN: Navalcarnero. Madrid
PROMOTOR: Ayuntamiento de Navalcarnero
FECHA: 2005-2007
P.E.M.: 398.529€ (2007); 350.000€ (2006); 678.765€ (2005); 380.623€ (2005)
SUPERFICIE: 7.637m2

MEMORIA:
Este trabajo mereció en 2001 un diploma de Conservación del Patrimonio de la Asociación EUROPA NOSTRA, como ejemplo de recuperación histórica de un espacio cívico singular.
Promovidas por la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Navalcarnero, estás obras han constituido un cambio significativo en la imagen y reconocimiento de las arquitecturas tradicionales, facilitando su lectura histórica.
La mayoría de los edificios de la Plaza de Segovia y sus calles adyacentes datan de los siglos XVII, XVIII y XIX, con arquitecturas modestas que han sufrido numerosas modificaciones, habiendo perdido la mayoría sus revestimientos originales.
El criterio de restauración ha sido fundamentalmente el de rescatar y recuperar la imagen histórica de sus fachadas y las técnicas vernáculas de los revocos.
Un intenso trabajo de estratigrafía muraria ha permitido mostrar con evidencia que a pesar de su uniforme aspecto de edificios encalados, originalmente los más antiguos tuvieron los muros de sus fachadas de ladrillo visto con el tradicional "aparejo toledano" y a partir finales del siglo XVIII se produjo un espectacular cambio de su imagen, trasladando modelos europeos importados por la dinastía de los borbones, revistiendo sus fachadas con vistosos y coloridos revocos pintados al fresco, fingiendo arquitecturas más cultas.
El empleo del revoco se mantiene y se extiende a lo largo de todo el siglo XIX empleándose, junto a los más sencillos realizados a "la madrileña", fachadas revocadas de ladrillo fingido con pinturas de falsas arquitecturas de elementos figurados.
Las técnicas empleadas en la restauración y recuperación de sus fachadas han sido las mismas técnicas primitivas de revoco con morteros de cal y pinturas al fresco.
El objetivo primordial del trabajo ha sido la restauración de sus estructuras arquitectónicas y la recuperación de diseños y colores originales de los revocos tradicionales que aparecieron, tanto en los trabajos de arqueología muraria como en las fotografías antiguas del XIX que se conservan.