REMODELACIÓN DE LA PLAZA DE LA PAJA Y ADECUACIÓN DE FACHADAS

SITUACIÓN: Madrid
PROMOTOR: Empresa Municipal de la Vivienda
FECHA: 1997
P.E.M.: 1.551.876,69€
SUPERFICIE: 11.329m2

MEMORIA:
Esta actuación mereció una mención honorífica en los premios de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública del Ayuntamiento de Madrid del año 1997.
Encargados por la Empresa Municipal de la Vivienda y dentro de unas actuaciones integrales del casco histórico que afectaban tanto a la ordenación de los espacios públicos como a la rehabilitación de la edificación privada, se desarrollaron los proyectos de adecuación arquitectónica de fachadas.
Los trabajos se realizaron tras una investigación en el Archivo de Villa para identificar los proyectos originales y las distintas transformaciones llevadas a cabo a lo largo de la vida de los edificios. Estos datos documentales y la estratigrafía muraria realizada en sus muros permitieron dar una respuesta fundamentada.
La recuperación de revocos originales, tan numerosos en el Madrid de los Borbones, realizados con masa sin pigmentar y pintados al fresco fingiendo arquitecturas más valiosas, ha sido uno de los objetivos prioritarios de nuestro trabajo.
La restauración científica ha sido el método seguido en estas intervenciones y las conclusiones obtenidas en la investigación aportaron la base necesaria para el establecimiento de las pautas de actuación desde dos premisas fundamentales, la material y la cultural, tanto para cada edificio como para el conjunto de los diferentes ámbitos.
La reordenación del espacio urbano de la Plaza de la Paja, en la que el equipo colaboró con la paisajista Lucia Serredi, consistió asimismo en devolverle la topografía original, recuperando su plano inclinado, eliminando elementos retóricos añadidos e incorporando un diseño global, poco apreciable que aportara la sobriedad y serenidad del humilde espacio urbano tradicional madrileño, conformando, con la alineación de los árboles y las sutiles tramas del solado proyectadas, una focalización hacia la Capilla del Obispo, como propuso Ventura Rodriguez cuando actuaba como Maestro Mayor de la Villa.